Volver al blog

Emprendimiento digital: ¿Qué es y cómo empezar?

El 51,2 por ciento de la población mundial tiene acceso a internet según el Estudio de La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), es decir, que el equivalente a unos 3.900 millones de personas alrededor del mundo navega en la web.

La penetración de las redes sociales es del 49% de la población mundial, es decir, 3.800 millones de personas, prácticamente la mitad de la población global utiliza una o más redes sociales, según el informe de Digital In 2020 elaborado por We Are Social en colaboración con Hootsuite.

EL Comercio electrónico puede alcanzar ventas superiores a USD 26.073 millones en 2021.

Existe en Google Play aproximadamente 9 millones de aplicaciones móviles, en App Store 2.5 millones y 700 mil en Windows

Todas estas cifras nos llevan directamente a ver como a medida que aumenta el acceso a internet, crece el espíritu empresarial digital. 

Descubra aquí que es y como empezar en él. 

Primero, es necesario aclarar un mito aquí: no existen fórmulas mágicas para "ganar dinero en Internet mientras duermes".

Pero si está dispuesto a estudiar realmente el mercado y ofrecer un servicio de calidad a sus futuros clientes, contamos con algunos tips que podrían servirle. 

Nueva llamada a la acción

¿Qué necesita para convertirte en un emprendedor digital?

Al principio, solo necesitará una computadora con acceso a Internet para comenzar. Pero además del equipamiento, ciertas características son fundamentales para que puedas diferenciarte de la competencia.

Curiosidad

La curiosidad no es más que la habilidad natural de hacer preguntas y querer saber más sobre un tema determinado.

¿Alguna vez has notado que cuando los niños comienzan a hablar, hacen preguntas sobre todo? Solo quieren entender el mundo que los rodea y, a veces, nosotros, como adultos, pasamos al modo automático, especialmente en el trabajo, y nos olvidamos de preguntarnos por qué estamos realizando determinadas tareas.

Por tanto, para emprender digitalmente una de las características que más necesitarás cultivar es tu curiosidad, porque solo investigando mucho sobre el mercado y el comportamiento de los consumidores encontrarás aperturas a operar y ofrecer una solución que realmente agregue valor a la vida de las personas.

 

Voluntad de estudiar / especializarse

Es común que las personas estudien por un tiempo y piensen que ya saben todo sobre esa materia, ignorando que los conocimientos y las herramientas están en constante cambio, especialmente en internet.

En otras palabras, si tienes mucha curiosidad, pero no te gusta estudiar, el emprendimiento digital no es para ti.

Esto no significa que deba pasar horas de su día trabajando en su computadora. Como ocurre con todo lo demás en la vida, es necesario encontrar el equilibrio entre aprender más y utilizar este conocimiento para implementar el cambio.

Para comenzar, lea al menos una hora de noticias sobre su mercado diariamente. Con el tiempo, sentirá la necesidad de especializarse en un tema que tenga un mayor impacto en su negocio.

 

Querer ayudar a la gente

“El espíritu empresarial se asocia mucho más con la identificación de problemas y oportunidades para implementar una idea que causa impactos positivos que con ser innovador y crear algo nunca antes visto”.

Piense en aplicaciones como Uber, por ejemplo. No hay nada innovador en un servicio de taxi, ¿verdad?

Pero si está familiarizado con el tema, sabrá que su servicio no solo consiste en hacer que las personas se suban a un automóvil para ir a alguna parte, sino que se trata de ofrecer un servicio más accesible, más práctico y más fácil.

Una solución sencilla, pero que generó un gran impacto positivo. De ahora en adelante, ahí es donde debe enfocar sus esfuerzos.

Nueva llamada a la acción

 

Ventajas del emprendimiento digital

La principal ventaja es que puede administrar su negocio desde cualquier parte del mundo, siempre que tenga acceso a Internet. Con este tipo de movilidad surgen otras ventajas como:

 

Pasar más tiempo con tu familia

Responda honestamente: ¿Cuántas veces se perdió o llegó tarde al cumpleaños de alguien porque estaba trabajando o porque se quedó atascado en el tráfico?

En el emprendimiento digital esto puede suceder, pero sucederá menos porque puedes trabajar desde casa si lo prefieres.

Por supuesto, esto no significa que no tengas una rutina preestablecida, ni que puedas pasar todo el día jugando videojuegos con tus hijos, pero el emprendimiento digital sin duda te brindará más libertad para ajustar tus horarios y participar más en tu vida familiar.

 

Horas más flexibles

Al comienzo de su negocio, deberá trabajar duro para conquistar su espacio en el mercado, especialmente si administra el negocio solo. Pero trabajar duro no significa trabajar todo el día, porque nadie es productivo todo el tiempo.

Cuando eres emprendedor digital, defines tus propios horarios, trabajas en las horas en las que eres más eficiente, e incluso pospones una cita por algún imprevisto, que es mucho más difícil cuando trabajas de 8:00 am a 6:00 pm.

 

Ahorro de costes

Si solo necesitas una computadora con acceso a internet para empezar, ahorrarás mucho al no tener que arrendar un espacio para tu empresa y todos los gastos con servicios públicos, impuestos, etc.

Por supuesto, la cantidad gastada variará según tu modelo de negocio, pero sin duda es más barato iniciar un negocio digital que tener un establecimiento físico.

 

Facilidad para llegar a muchas personas

Según We Are Social, más de 4 mil millones de personas en el planeta ahora tienen acceso a Internet. Eso es más del 50% de la población mundial.

Esto muestra claramente que hacer negocios en línea es el mejor camino para llegar a más personas a nivel mundial.

Mientras que en un negocio físico sus operaciones estarían limitadas por barreras geográficas y de movilidad, con emprendimiento digital y una estrategia de marketing bien definida, puede llegar a varias partes del país y lograr que más personas conozcan su producto.

 

Fácilmente escalable

Escalar un negocio significa aumentar el volumen de producción y ventas, sin aumentar las inversiones y el costo fijo en la misma proporción.

Una vez más, esto dependerá de su modelo de negocio, pero es innegable que es “más fácil” escalar una empresa online que una tienda física.

Pensando en un ejemplo cotidiano: los cursos online, como probablemente ya sepa, son materiales educativos producidos para ser consumidos online.

Una vez que haya desarrollado su material y lo haya puesto a disposición en línea, cualquier persona que pague por él podrá acceder a él, sin que tenga que volver a grabar las lecciones. Este tipo de producto tampoco estará nunca agotado, a menos que decida eliminarlo.

A diferencia de las clases en el aula donde tendrías que ir a donde están los estudiantes y estarías restringido al lugar donde vives. Con este ejemplo, es más fácil entender el concepto de escala, ¿verdad?

 

Si quiere saber mas lea Los 8 mejores consejos para convertirse en un emprendedor digital exitoso.

Nueva llamada a la acción